Los herederos del Sol Naciente

Domingo, la tarde cae lenta. Adolescentes y no tanto, luqueados con pins, chupines, All Stars, muñequeras, cantan y poguean al ritmo de las voces de Nerina y Eugenia que, sobre el escenario, escupen en japonés un cover de la banda de sonido de “Los Caballeros del Zodíaco”.

Eugenia contará después cómo descubrió y se apasionó por la cultura oriental. Todo empezó con las clases de japonés que tomó años atrás. “Estudié tres años y entiendo bastante, sino trato de encontrar la interpretación de las letras para poder saber qué estoy cantando —cuenta—. Es importante para poner sentimientos a la hora de cantar”.

Ella y su partenaire parecen salidas de un anime, sólo el tamaño de sus ojos las hace más de carne y hueso. Junto a otros seis integrantes formaron Kiiroi hace un año y medio; una de las dos bandas de jrock (rock en japonés) que hay en la ciudad. La otra es San Hoshi Hino, que desde hace ocho años camina los escenarios locales y de los alrededores; incluso fue invitada a tocar en el Teatro Roxy cuando Eizo Sakamoto (ex cantante de Animetal, Jam Proyect y actual voz de The Anthem) vino a Buenos Aires.

Oriente en Occidente. La cultura manganime prendió en Rosario y desde hace unos años existe una masa de fanáticos que se reúnen en diferentes espacios públicos de la ciudad, acuden a los recitales de jrock y covers de anime, y a cuanto evento relacionado al Sol Naciente se organice en la ciudad.

“La movida comenzó allá por el 2000 con Locomotion, un canal que fue una revolución en cuanto a lo audiovisual. Ahí comenzaron a llegar al país las grandes series japonesas”, cuenta Damián Desinano, de Rosario Anime, comunidad de fanáticos del manganimé que existe desde hace tres años.

Desaparecido el canal, Internet comenzó a ser el espacio donde la cultura nipona echó raíces, a través de foros, comunidades, videos, películas y todo lo que da vueltas por la red. Hoy en día, Rosario Anime nuclea a unos 800 fans en todo el país a través de su foro. Tiene su podcast (programa radial web) y en junio organizó la R.A. Fest con proyecciones, karaoke, merchandising, stands, taiko y concurso cosplay (de disfraces), a la que asistieron más de 600 almas.

“Los fans encuentran que las historias del manga (historieta) y anime (dibujo animado) son más cotidianas, algunas parecen novelitas y otras son más adultas”, explica Alejandro Radeff, titular de Milenario Comic y organizador de Leyendas. “El anime desplazó al cómic de superhéroes porque sus historias se basan en lo que viven todos los adolescentes y jóvenes: la iniciación en el amor, la sexualidad, las dudas existenciales, la amistad”, argumenta Desinano.

Emoción samurai. “Los chicos que nos vienen a ver encuentran emoción”, comenta Diego, voz de San Hoshi Hino, en un esfuerzo por explicar el por qué de la movida que se generó alrededor de la música de la banda. “Encuentran emoción al escuchar los temas que conocieron viendo un dibujito animado”, añade.

Desde la banda explican que toman como base los opening (tema de apertura) y ending (tema de cierre) de las series más famosas: Saylor Moon, Mazinger, Dragon Ball, Robotech y un largo etcétera. Porque a diferencia de cualquier dibujo animado, los animes tienen sus OST (Original Sound Track o Banda Sonora Original) interpretadas por distintos grupos musicales.

“La música es muy variada: pop, punk-rock, melódico, electro-trash, heavy metal. Son covers de animes clásicos que sabes que al público le gusta”, señala Marcelo, bajista de Kiiroi, agrupación que organiza la Yelow Night, un evento de concursos cosplay, karaoke y jrock en vivo.

Y como no podía ser de otra manera, en épocas donde todos los teenagers deben ser tribalizados, el manganime tiene su propia tribu: los otakus. Aunque a ellos mucho no les cabe la denominación ya que otaku, en lengua nipona, significa “enfermo” o “maniático” por algo; y ellos sólo se consideran fans.

“Con el tema de las tribus urbanas es como que esta movida salió un poco más a la luz, pero no todos somos fanáticos del anime, sino que algunos nos volcamos a esto porque nos interesó la propuesta musical”, abunda Marcelo, convencido que el Sol Naciente no sólo ilumina su música sino también su vida.http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2008/12/edicion_47/contenidos/noticia_5161.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s