Durango le entra al Cosplay

Más que un simple disfraz o una caracterización, el Cosplay va más allá del disfraz que utilizaste en Halloween. Es todo un movimiento internacional de origen nipón en el que se rinde tributo a los diversos personajes de fantasía que mejor representan la personalidad o anhelos de quienes los interpretan. Su principal característica es el cuidado en los detalles y el impresionante presupuesto que algunos llegan a invertir en este pasatiempo, por lo menos en países como Japón y otras naciones europeas, donde los fanáticos gastan más en su caracterización que lo que algunos destinan a mejorar su vehículo. Y aunque en México no estamos como pa´ “gastar pólvora en infiernitos”, este movimiento se ha logrado infiltrar en varias ciudades de la República y Durango es una de ellas.

Referencia.

Durante la realización de la expo-convención Antares en días pasados, quedó de manifiesto la impresionante popularidad que los cómics, el ánime y todos sus derivados tienen entre los jóvenes y no tan jóvenes de esta ciudad. Series animadas, mangas (cómics japoneses), figuras de acción, coleccionables y un sinfín de productos de influencia nipona inundaron el evento, así como decenas de participantes en el concurso de Cosplay convocado por los organizadores del evento.

Significado.

El cosplay etimológicamente del inglés costume play, juego de disfraces, consiste en disfrazarse de algún personaje (real o inspirado) de un manga, ánime, película, libro, cómic, videojuego o incluso cantantes y grupos musicales e intentar interpretarlo en la medida de lo posible. Aquellos que siguen esta práctica son conocidos como cosplayers, siendo para ellos una de sus principales aficiones.

Historia.

El fenómeno del cosplay surgió sobre los años 70 en los Cómic Market de Japón. Este evento sigue realizándose actualmente. Allí, grupos de japoneses se vestían de sus personajes favoritos de mangas, ánimes, cómics y videojuegos. Así pues dicha práctica siempre ha estado muy relacionada con estos productos, pero, con el paso de los años, se fue extendiendo hasta cruzar las fronteras del país del Sol Naciente y abarcar otros campos.

Una forma de vida.

Aquellos que se sienten cosplayers y que no lo hacen por una simple moda, intentan parecerse lo máximo posible al personaje. Pueden estar un año completo planeando cómo hacer el traje y en qué partes está dividido, qué materiales usar, cómo es su constitución física, su peinado, su maquillaje… Es más que una afición y supone casi una forma de vida, pues se sienten en la obligación de asistir a todos los eventos posibles y, a ser posible, estrenando vestido. Especialmente los cosplayers de integrantes de grupos de música japonesa no suelen participar en los concursos que tienen lugar en las convenciones, yendo a las mismas por el puro placer de lucir su trabajo.

Manos a la obra.

Por lo general un cosplayer se hará su propio traje, aunque aquel que no sabe de costura o no quiere aprender, puede contratar los servicios de una costurera y pedir ayuda a la familia. Al haberse extendido tanto el fenómeno cosplay, también es posible encontrar gran cantidad de trajes y complementos en Internet. En general, los complementos son fabricados por ellos mismos, principalmente por la dificultad que supone conseguirlos o lo caros que pueden llegar a ser.

http://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/187936.durango-le-entra-al-cosplay.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s