¿Y si el Amazon Kindle triunfa?

Cuando el pasado noviembre la todopoderosa librería de Internet Amazon se atrevió a lanzar un dispositivo de lectura de libros electrónicos con la intención de convertirlo en el nuevo ipod de la lectura, todo Internet giró la cabeza hacia él. No hay blog o página interesada por los gadgets tecnológicos o por el futuro de la sociedad de la información que no opinara (habitualmente en contra) sobre este ambicioso dispositivo o hiciera alguna pequeña review sobre él. Y, tras todo ese ruido, el silencio.

 

El Kindle es un dispositivo del tamaño de un libro mediano con una pantalla de extraordinaria calidad que permite leer en ella con una comodidad de lectura similar a la del papel (o al menos con mayor comodidad de la que nos ofrecen las pantallas a las que estamos acostumbrados) y con una memoria interior que le permite almacenar unos 200 libros. Puedes, digamos, irte de vacaciones con 10 novelas, un diccionario, y tres o cuatro ensayos de tu interés sin apenas transportar peso, y pudiendo disponer de ellos en cualquier momento, estés donde estés, y con una gran autonomía: este tipo de pantalla no lleva retroiluminación, por lo que sólo consume energía en el momento en el que se redibuja, es decir, cuando cambiamos de página, por lo que podremos leer ininterrumpidamente durante más de 30 horas sin tener que buscar un enchufe donde recargar su batería. Por lo dicho hasta ahora, y si no tenemos en cuenta su desagradable diseño, es uno de mis sueños hechos realidad. Pero hay más, y más polémico: cuando Amazon creó este dispositivo no estaba pensando en el negocio que supone su venta (que es un buen negocio, a unos 400 dólares la unidad) sino en la venta de contenidos para él. Va equipado con una conexión telefónica de datos, que es gratuita para el usuario, que le permite, en cualquier momento y lugar, conectarse a Amazon y comprar libros electrónicos a 10 dólares la unidad. Pagando también una pequeña cantidad en concepto de suscripción podremos recibir en nuestro Kindle el periódico todas las mañanas, para poder leerlo durante el día cuando y donde consideremos oportuno. Pagando otra cantidad, podremos leer blogs seleccionados por Amazon. Todo el contenido comprado en su tienda está protegido por DRM (es decir, no podremos pasárselo a nadie y no admite formatos tan habituales como el PDFo Doc (Amazon quiere que te compres sus libros, no que le metas libros que descargues por ahí) aunque admite texto plano y HTML. Si quieres poder llevar en tu Kindle tus documentos de Word, o PDF o RTF, o de otros formatos de libros electrónicos como LIT, tendrás que pagar por la conversión. Esto no significa que pagues por el programa que lo convierte al formato Kindle, no, significa que te cobran por cada documento convertido. Tu lo mandas a una dirección de email, ellos lo convierten y te lo devuelten listo para el Kindle, y te facturan por ello. Por supuesto, como es habitual, ya hay en la red usuarios que han sido capaces de crackearlo para poder leer en él cualquier libro en cualquier formato.

 

Agunas filtraciones desde dentro de Amazon hablan de unas 250.000 unidades vendidas. Probablemente sean oponiones interesadas que intentan contrarrestar los rumores que circulan por la red del gran fracaso de ventas que ha sido este dispositivo. Alguien de algún gran periódico norteamericano decía que, vistas las suscripciones de prensa adquiridas a traves del producto, dudaban de que el número de unidades reales vendidas supere los 50.000. Sin embargo, la marca ha apostado fuerte por este dispositivo y sus funcionalidades y prepara una nueva versión para el mes de octubre, con un diseño mejorado, con más pantalla y menos bordes y con alguna funcionalidad añadida que la hagan más competitiva y más capaz de asaltar el mercado educativo norteamericano: ¿Y si en vez de caros libros de texto pudiésemos comprarle a nuestros hijos ebooks para meter en su kindle? Para Amazon sería todo un triunfo.

 

El problema del Kindle está en un error de concepto. Parece que los encargados de marketing de Amazon (y es un error muy común y la causa de muchos fiascos en nuevas tecnologías) creen que hay productos bomba, que todo el mundo quiere, y que por tenerlos es capaz de someterse a casi cualquier cosa. Por lo que si conviertes al Kindle en un producto bomba (mediante marketing) todo el mundo lo querrá, y estará dispuesta a pasar por tener que comprar todos los contenidos a Amazon. Pero lo que ocurre en realidad es que hay productos que, por la razón que sea, satisfacen las necesidades de los usuarios (aunque una parte de esas necesidades estén relacionadas con el márketing y la imagen) y por lo tanto se convierten en productos bomba. Y entonces dan dinero. El gran éxito del Ipod en USA no se debe a lo cool que es, sino a que es un gran producto, con un buen diseño, y versátil. Y por eso la gente lo compra, y un porcentaje de esos compradores recala después en Itunes, y dan más dinero a Apple. Si el Ipod fuese un producto cerrado al que sólo se le pudiesen introducir las canciones de Itunes, y que para meter un mp3 nuestro tuvesemos que pagar por la conversión, hubiese sido el gran fracaso de ventas al que parece que se encamina en Kindle.

 

Pero… dicho esto… y si con el tiempo en Amazon rectifican, y convierten el Kindle en un lector de ebooks más o menos abierto, capaz de leer cualquier PDF o LIT o Word, y mejorasen algo el diseño (¿Para qué queremos ese teclado integrado?, basta con uno virtual), podrían tener un bombazo de gadget, que podría seguir teniendo acceso a la tienda de Amazon y a las suscripciones on-line. Siendo realistas, sólo un pequeño porcentaje de usuarios las usaría (como ocurre con Itunes), pero si el total de unidades en el mercado es muy alto, ese pequeño porcentaje puede ser más que rentable. Y al resto de usuarios les ganas dinero al venderles el producto (400 dólares es un buen dinero) y por el hecho de convertir un gadget que lleva tu nombre (Amazon) en un standard del mercado.

Esperemos que rectifiquen, porque a mí, personalmente, la idea me encanta.

http://www.andaluciainformacion.es/portada/?a=133&i=11&f=0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s