El derecho a la cultura.

Datos oficiales sobre consumo cultural revelan que más de 60% de la población en México nunca ha asistido a un teatro, a una función de danza o a un museo

Según Jesús Prieto, especialista español en derechos culturales, la Constitución Política Mexicana de 1917 fue la primera en el mundo que incluyó en su redacción el término cultura. México es, a su vez, uno de los países latinoamericanos con mayor patrimonio e infraestructura cultural. Por ello, pareciera contradictorio que nuestra Constitución no incluyera los derechos culturales en su articulado.

Mas aún cuando los estudios de consumo cultural muestran reiteradamente la misma tendencia respecto al acceso, la apropiación y la socialización de ese patrimonio y la infraestructura. Datos oficiales revelan que más de 60% de la población en México nunca ha asistido a un teatro, a una función de danza o a un museo. La mayoría de las programaciones artísticas de las instituciones abarcan cuando más a 15% de la población, cuando no 8%.

Igualmente, México es uno de los países de América Latina donde la legislación cultural presenta rezagos significativos respecto a la institucionalidad de la cultura, el patrimonio cultural tangible e intangible, la educación artística, los medios y la cultura, entre otros campos.

El pasado jueves 2 de octubre, el pleno de la LX legislatura de la Cámara de Diputados votó favorablemente y por unanimidad, la enmienda a los artículos 4º y 73º constitucionales, a fin de incluir el reconocimiento del derecho ciudadano al acceso y disfrute de los bienes y servicios culturales, así como la inclusión de la cultura en los medios de comunicación.

En el segundo caso, se trata de una enmienda que amplía las facultades del Congreso para legislar en torno de la propiedad intelectual y los derechos de autor, así como de la vinculación de los sectores público, privado y social y los tres niveles de gobierno en relación con la cultura.

Ahora hace falta que la Cámara de Senadores someta a votación dicha reforma constitucional y sea aprobada, a fin de proceder a la consideración de los estados y convertirse en mandato constitucional.

Si bien los derechos culturales son vistos en principio como un asunto de accesibilidad a los bienes y servicios culturales, una visión más profunda tendría que reconocer el derecho de los ciudadanos a conocer, apropiarse y hacer uso de los lenguajes artísticos, a fin de lograr no sólo el derecho a ser público y espectador, sino a fortalecer la capacidad de participación ciudadana en proceso colectivo de la creación cultural, en el marco de la diversidad cultural.

No se trata de formar artistas. De hecho, las escuelas profesionales de arte necesitan con urgencia una revisión de sus opciones terminales para poder abarcar nuevos perfiles y cobijar los procesos de difusión, promoción y disfrute del resultado artístico, entre un mayor número de personas, sean adultos, niños, niñas o adolescentes y jóvenes.

La formación en artes es un campo que puede atender la construcción de ciudadanía cultural y apoyar el ejercicio de elección y de cercanía con la oferta existente, la infraestructura y los servicios culturales hasta hoy desaprovechados. Los centros artísticos requieren actualizar sus estrategias de vinculación social.

Sin embargo, no se puede correr antes de andar. El marco jurídico es indispensable como condición para avanzar y la LX legislatura ha puesto el dedo en el renglón. La aprobación de esta reforma deberá abrir nuevas orientaciones y territorios de legislación y política cultural.

Por lo pronto, éste es un paso fundamental para la apertura de una agenda de carácter jurídico y de política pública que le dé sentido y realidad a un derecho que resulta ineludible, en tiempos donde la cultura es uno de los sectores más dinámicos, pero también donde hacen falta políticas de inclusión social, de reconocimiento y promoción de las culturas de los pueblos indios, así como el impulso a una mayor participación social.

http://www.eluniversal.com.mx/cultura/57661.html

Anuncios

Una respuesta a “El derecho a la cultura.

  1. muy buen artículo! 🙂

    Saludos,
    Lidia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s