“Cada generación tiene su magia y sus vampiros”

En la industria de la música pop, el término escena se utiliza para definir a varios grupos que cultivan un mismo sonido (y cierto espíritu), alrededor de los cuales se organizan seguidores, medios de comunicación y otros músicos. A veces, un estilo se pone de moda y una escena sobresale del resto, otras es superada por una “más nueva y excitante”.

Así es la maquinaria. Salvando las distancias, las novelas de vampiros adolescentes constituyeron la escena predominante en la literatura juvenil de 2008. Stephenie Meyer y su saga Crepúsculo han marcado el ritmo editorial, que en pocos meses ha llenado las librerías con historias sobre inmortales bellos y peligrosos, casi siempre enamorados como bobos de frágiles mortales.

Finiquitado el chiringuito de la Meyer (a falta de alguna sorpresa en forma de inevitable prólogo, secuela o precuela), Cassandra Clare ya ha sido saludada en EEUU como heredera de este fenómeno de rostros imberbes y abultadas trilogías.

La propia Meyer no ha dudado en declarar que las novelas de Clare “crean un mundo en el que me encantaría vivir” e incluso ha mandado a paseo a sus propios libros para irse con la competencia. “Queridos Edward y Jacob [los protagonistas de Crepúsculo]: os adoro a los dos, pero voy a pasar el fin de semana con Jace”.

Heavy metal y anime

¿Y quién es Jace? Uno de los protagonistas de Ciudad de hueso, el primer volumen de la trilogía Cazadores de sombras (Destino), que desde hoy está a la venta en las librerías españoles. Desde Nueva York, Clare contesta a Público ante tanta expectación (en EEUU, ha estado varias semanas en los top 10 de The Nw York Times) y a la existencia de esa supuesta escena de autores fascinados por actualizar los mitos fantásticos a un nuevo público. Por lo pronto, define su libro como “una novela de fantasía urbana para jóvenes adultos”.

“Creo que cada generación de escritores reinventa las tradiciones clásicas fantásticas. Cada generación tiene sus vampiros, sus hombres-lobo y su magia. Anne Rice [Entrevista con el vampiro] mezcló sus vampiros con heavy metal y cultura gótica, lo cual funcionó muy bien en su época. Yo mezclo los míos con referencias al anime japonés porque ahora forma parte de nuestra cultura, especialmente de la más joven”, añade.

Se le olvida decir que su mezcla también incluye otros ingredientes, igualmente atractivos para los jóvenes, especialmente los líos de faldas propios de la literatura romántica (ay, otro triángulo amoroso), pero también la literatura fantástica más clásica (Las crónicas de Narnia, de C. S. Lewis) y la tradición de “escritores de novela negra del siglo XX, y la manera en que describen las ciudades y los espacios urbanos. Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Rex Stout…”.

Leer es ‘cool’

Esto último parece esencial para describir la llamada Ciudad de hueso, una necrópolis bajo Manhattan por donde se mueven brujos, ángeles, demonios, vampiros, hombres-lobo y hadas. También músicos de rock, aspirantes a estrellas de Hollywood y otras tribus urbanas, que para eso Clare trabajó muchos años como editora en una revista de celebrities. “Los concebí como trilogía desde el principio aclara. Tienen la estructura clásica del viaje de un héroe al submundo: descenso, llegada y salida”.

Y a nuevos escritores y mitos, nuevos lectores. Aunque no considera que sus libros sean exclusivos de adolescentes, “la generación que creció con Harry Potter y ahora con Meyer entienden leer como una actividad cool para hacer en grupo, no como algo solitario o de chicos tímidos. Compartes sus teorías, forman grupos y webs en Internet e intercambian libros. Es una gran generación para la que escribir”, concluye.

http://www.publico.es/culturas/201278/generacion/magia/vampiros

La expansión tecnológica no termina con la brecha digital

La penetración de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a nivel mundial sigue imparable, aunque de forma desequilibrada, con 4.000 millones de suscripciones a la telefonía móvil, 1.300 millones a líneas fijas y cerca de un cuarto de la población que utiliza Internet.

Así lo revelan los datos publicados hoy por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), una agencia técnica de la ONU, que recalca que pese al alto crecimiento del sector “persisten grandes diferencias entre regiones y entre países industrializados y en desarrollo”.

Según estadísticas de finales de 2008, se ha registrado un claro cambio de tendencia de la telefonía fija a la móvil, con tres veces más de suscripciones de este último tipo con respecto a las líneas tradicionales a nivel mundial, cuyo porcentaje de crecimiento prácticamente se ha estancado en los últimos años.

En el mundo en desarrollo, la expansión de los móviles ha sido exponencial y ya representan dos tercios del total de la telefonía, frente a menos de la mitad en 2002.

Por zonas, África es el área en desarrollo con el mayor crecimiento de la telefonía móvil (32% entre 2006 y 2007).

En el 2001 sólo una persona de cada cincuenta tenía un móvil, mientras que actualmente es un 28% de la población.

En Asia la penetración de los móviles es del 38%; del 72% en América y del 111% en Europa.

Grandes diferencias en Internet

Sobre Internet, el estudio de la (UIT) señala que 23 de cada 100 personas en el mundo utilizan la Red, aunque los niveles de uso pasan de ser muy altos en los países ricos a extremadamente bajos en los de bajos ingresos.

En este ámbito la llamada brecha digital es muy clara, pues mientras los usuarios de esa tecnología en Europa y América son el 43 y el 44% de la población, respectivamente, en Asia es cerca del 15% y en África es menos del 5%.

Con estos datos, los expertos del UIT elaboraron un índice de desarrollo en el ámbito de las TIC, que compara información de 154 países en el periodo 2002-2007 y combina indicadores como el número de hogares que cuentan con un ordenador o los usuarios de Internet, entre otros.

Todos los países a la cabeza son del norte de Europa, con la excepción de Corea del Sur que está en segunda posición.

Suecia lidera el índice, Dinamarca ocupa el tercer lugar y le siguen Holanda, Islandia, Noruega, Luxemburgo, Suiza, Finlandia y Reino Unido.

Brecha digital, inalterable

El estudio deja clara la relación entre la expansión de las TIC y el nivel de ingreso, pero también revela que varios países en desarrollo -como Pakistán, China y Vietnam- han avanzado considerablemente en ese sector, particularmente por la multiplicación de usuarios de líneas de móviles.

Asimismo, sostiene que “la magnitud de la brecha digital global se mantuvo inalterable entre 2002 y 2007”, a pesar de los cambios significativos en el mundo en desarrollo, lo que se asocia a los costes que tienen esas tecnologías.

En 2008, las tarifas de las TIC corresponden en promedio al 15% de los ingresos per cápita de los países, pero con grandes diferencias entre los pobres y ricos.

Para los habitantes del mundo industrializado ese costo representa sólo el 1,6% de sus ingresos, mientras que en los de menores ingresos puede suponer el 20%.

A ello se suma que “los países con altos niveles de ingresos pagan relativamente poco por la telefonía fija, móvil o el acceso a Internet, mientras que los más pobres pagan relativamente más, frecuentemente por los altos precios de la banda ancha”.

http://www.elpais.com/articulo/internet/expansion/tecnologica/termina/brecha/digital/elpeputec/20090302elpepunet_1/Tes

Material para mi clase de Comunicación y Globalización

estimados y estimadas.

la idea es que bajen el libro, “Inteligencia Colectiva”, de Pierre Levy, y lo lean con atención.

puntos que son importantes para la clase:

* La comprensión de lo que es la Inteligencia Colectiva (IC)

* La comprensión de los cambios en la mediásfera, y las características de cada una de sus fases.

* La comprensión de lo que implica para las empresas crear cultura a través de redes tecnológicas, mundos mediáticos y simbólicos, y lo que conlleva para las audiencias, el consumo.

* Lo que ello conlleva a entender la relación entre lo global con lo local.

el libro lo pueden bajar de la siguiente liga:

http://inteligenciacolectiva.bvsalud.org/public/documents/pdf/es/inteligenciaColectiva.pdf

El ‘waterloo’ de la industria musical

Nos hemos acostumbrado a leer impávidos las crónicas del desastre de la industria musical, derrotada por las descargas ilegales. Asombra saber que pudo ser de otro modo. El 15 de julio de 2000, hubo una reunión en Sun Valley (Idaho) entre accionistas de Napster, promotores del intercambio de archivos MP3, y los jefes de Universal, Sony y otros disqueros.

Con un año de existencia, Napster se acercaba a los 22 millones de usuarios, todo un fenómeno en Internet; hasta Madonna quería invertir en la empresa. Sin embargo, había sido demandada por la industria de la música grabada. Entre bambalinas, se intentaba llegar a un acuerdo extrajudicial. Tenía sentido: las encuestas revelaban que los adeptos a Napster aceptarían pagar una modesta suscripción mensual. Pero la cumbre en Idaho resultó un fracaso: Napster ofrecía ir a medias con las disqueras, pero éstas exigían más del 90% del pastel.

Las editoras sabían que, con la ley en la mano, eran propietarias de la mayor parte del material que fluía por la Red. Acertaron: pocas semanas después, una juez de San Francisco dictaminaba que no se podía permitir el intercambio de canciones con copyright. Napster se hundió, aunque hubo un intento posterior de relanzarlo como servicio legal. Las discográficas desecharon la oportunidad de subirse a un fabuloso modelo de negocio (y un extraordinario instrumento de mercadotecnia). Pasarían años antes de que la industria musical asumiera las nuevas pautas de consumo y fuera capaz de vender descargas; lo hicieron tan mal que un intruso como Apple se impuso con iTunes y el iPod. Para entonces, se habían multiplicado las redes P2P, habituando a centenares de millones de personas a bajarse música -y películas- gratis.

Es una de las historias ejemplares que cuenta Steve Knopper en el libro Appetite for self-destruction, recién publicado en EE UU. El subtítulo resume su argumento: “El espectacular fracaso de la industria del disco en la era digital”. Knopper, redactor de Rolling Stone, no es un fundamentalista que quiera abolir el derecho de propiedad intelectual. Hasta manifiesta nostalgia por los tiempos locos de las disqueras.

Knopper recuerda que la industria vivió años de vacas increíblemente gordas entre 1984 y 2000, gracias a una afirmación discutible y una clara mentira: convencieron al público de que el CD era un soporte superior al elepé y que su fabricación era más cara. Se multiplicó por dos el precio de un lanzamiento y se persuadió al público a pagar el doble por música que ya poseía en vinilo. Además, se desatendió conscientemente el mercado del single (es decir, la canción suelta) para potenciar el disco largo, abundante en rellenos pero más rentable.

La consiguiente lluvia de millones, unida a la euforia desatada por megaéxitos como Thriller, logró que se perdiera todo sentido de la proporción. Se firmaron contratos tan generosos -Prince, REM, Springsteen, el propio Michael Jackson- que resultaban ruinosos si el artista vendía menos de 10 millones de copias de cada nuevo título. La estética dominante fue la de grupos prefabricados de chavales guapitos, muñecas, tenores volcados al pop, raperos de diseño.

En ese proceso, la industria fue enemistándose con los consumidores más exigentes. Hasta los mismos creadores se olvidaron de quién les había colocado allí. Knopper personifica en Metallica la pérdida de contacto con la realidad: contagiado por la histeria desatada por Napster, el grupo fue persuadido para que demandara a los fans que se intercambiaban su música. Desde entonces, el negocio discográfico ha ido encadenando errores que degradan aún más su imagen: saber que en las cárceles españolas están docenas de manteros hace difícil simpatizar con las desdichas de una industria llena de simpáticos pícaros que, por decirlo suavemente, nunca se preocuparon por la moralidad de sus actos.

La mayor organización en el mundo de la industria discográfica emitió el Digital Music Report 2009. Aseguran que el mercado de música online creció un 25%

En el reporte, John Kennedy, chairman y chief executive de IFPI, aseguró que la industria discográfica se está reinventando a través de nuevos modelos de negocios. “Las compañías han cambiado completamente sus enfoques al hacer negocios, reorganizando sus operaciones y respondiendo a la dramática transformación en la forma en que se distribuye y consume música”.

En un contexto económico desfavorable, Kennedy destaca que las compañías de esta industria vienen enfrentando grandes cambios, de tal forma que han ganado flexibilidad y experiencia. “Las compañías discográficas comenzaron este proceso hace ya muchos años. Como resultado, creo que están mejor posicionadas que muchos otros sectores para manejar estos tiempos difíciles”.

Entre los puntos positivos del reporte, se refirió a la forma en que las compañías del ambiente están construyendo su futuro económico. En este sentido, además de la venta de música, las empresas comienzan a participar del negocio de la conectividad del usuario, a través de Interent y celulares. El mejor ejemplo de esto es el servicio Comes With Music de Nokia, cuyo lanzamiento para Europa acaba de ser anunciado luego de la firma de diversos acuerdos entre el fabricante de celulares y discográficas y asociaciones europeas (ver La industria discográfica apuesta a los celulares).

“La idea de que de alguna manera el mundo digital reduce la importancia de las compañías de música es sólo un mito. Por el contrario, en un mundo en donde una multitud de aspirantes artistas están compitiendo por visibilidad entre millones de consumidores, el rol de la compañía de música, en el futuro digital, sólo puede convertirse en más importante”.

Algunos datos aportados por el informe:

  • Los ingresos “digitales” de las compañías de música crecieron en el mundo un 25% en 2008, representando 3.700 millones de dólares.
  • Las plataformas digitales tienen aproximadamente el 20% de las ventas de música, más de un 15% con respecto a 2007.
  • El crecimiento continuo de las ventas digitales ayudó a desacelerar la caída en el mercado total de las discográficas.
  • Los downloads de canciones lideran el mercado de la música online, con un crecimiento del 24% en 2008, con más de 1.400 millones de canciones, pero los álbumes digitales también está creciendo saludablemente (más de un 37%).
  • Los mercados que lideran las ventas de música online son: Estados Unidos, con 1.000 millones de tracks descargados (el 50% de las ventas mundiales); Japón, con 140 millones de downloads de tracks; e Inglaterra, con 110 millones de downloads.http://www.canal-ar.com.ar/noticias/noticiamuestra.asp?Id=6939
  • El vinilo se venga del CD y sobrevive en la era iPodCada vez que se analiza la agónica muerte del CD, del que cada año se venden menos copias, surgen la piratería y los formatos digitales como los factores que han acelerado su caída en desuso. El vinilo, aquel antiguo enemigo apeado del mercado por el fulgor de las nuevas tecnologías, nunca llegó a desaparecer y lleva años resurgiendo. Es mucho más que un ‘revival’ pasajero y en plena era del iPod sobrevive mucho mejor que el que fue su verdugo.

    Cada vez que se analiza la agónica muerte del CD, del que cada año se venden menos copias, surgen la piratería y los formatos digitales como los factores que han acelerado su caída en desuso. El vinilo, aquel antiguo enemigo apeado del mercado por el fulgor de las nuevas tecnologías, nunca llegó a desaparecer y lleva años resurgiendo. Es mucho más que un ‘revival’ pasajero y en plena era del iPod sobrevive mucho mejor que el que fue su verdugo.

    Puede que esta venganza no sea más que simbólica, pero no por ello menos válida. Las cifras de ventas publicadas en los últimos años, cien mil copias en España durante el 2007 —un 400% más que el año anterior—, muestran que la presencia del vinilo en el mercado es casi residual, aunque sea un hecho constatable su espectacular aumento en los últimos años tiene mucho que decir frente a enorme descenso de ventas del cd.

    A pesar de haber bajado en ventas durante 2008 en el formato individual, los packs de vinilos han crecido un 33% en el mercado en este periodo de tiempo.

    A su favor siempre ha jugado el apoyo incondicional de muchos artistas musicales, que no han dejado de publicar toda o parte de su discografía en este formato. Casi todos los grupos procedentes de discográficas independientes lo hacen, al igual que otros consagrados como Oasis o Queen. La banda de Freddy Mercury ha editado por primera vez su catálogo al completo en vinilo a finales de 2008.

    Revolución en Internet

    Otro de sus mejores aliados es precisamente Internet. El medio que cobija la piratería y el formato digital es el mismo que está revolucionando el mercado del vinilo. Webs como Innovarecords, especializada en música y accesorios para dj’s o Musicstack, que ofrece un catálogo compuesto por millones de títulos, desde el ‘London Calling’ de The Clash a ‘Human’, el reciente sencillo de The Killers editado en 7 pulgadas.

    Es en la Red donde algunas discográficas, de nuevo las independientes, están impulsando la venta de este formato de muchos de sus artistas. Elefant Records nació cuando el vinilo aún convivía con el cd en las tiendas de música y nunca ha dejado de venderlo.

    En los inicios, todas las referencias de su catálogo se editaban de este modo, ahora sólo los grupos que los solicitan y aquellos que tienen en el consumidor de vinilo a su público objetivo, explica la encargada del departamento de promoción desde que naciera el sello, Montse Santalla. Asegura que no ganan dinero con ello, pero es ese soporte musical no es sólo una herramienta para los Dj’s o un objeto de culto codiciado por coleccionistas obsesivos.

    Quien lo compra es un verdadero amante de la música, por eso en tiendas on line como la de Elefant, que lleva abierta desde el año 1995, han notado cómo el consumidor de CD ha dejado de comprar para descargar música de forma legal o ilegal mientras que el de vinilo mantiene fiel y al mismo ritmo de consumo. Es el mismo consumidor que acude a las clásicas ferias de discos que recorren España y que nunca han dejado de tener el vinilo como producto estrella.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/01/27/cultura/1233076695.html

    Las bibliotecas entran en la era del iPod y la descarga online

    Con la esperanza de recuperar lectores, las bibliotecas estadounidenses han aumentando enormemente su lista de libros, música y películas digitales que pueden ser descargadas a una computadora o reproductor de MP3 y no cuesta un centavo, a diferencia de con el iTunes de Apple o de Amazon.com.

    En Phoenix, por ejemplo, varias filiales se han asociado para crear una biblioteca digital que tiene unos 50.000 títulos de libros electrónicos, audiolibros, música y vídeos a los que se puede acceder desde cualquier sitio.

    Una vez descubierto, el programa suele resultar tremendamente popular, dice Tom Gemberling, bibliotecario de recursos electrónicos de la Biblioteca Pública de Phoenix.

    Disponible en miles de bibliotecas en todo el país, con un carné de la biblioteca se accede a internet y algún programa fácilmente descargable, como Adobe Digital Editions, Mobipocket Reader o OverDrive Media Console.

    Entonces ya se puede navegar por la web de la biblioteca, elegir los títulos que interesen, añadirlos a una cesta digital y dar al botón de descarga.

    Si lo que te interesa está reservado, queda en espera hasta la próxima vez.

    Según la biblioteca y el título, lo seleccionado puede permanecer en la computadora del usuario entre una y tres semanas antes de desaparecer, lo que supone que no hay que preocuparse con devolver el libro, CD o DVD a la biblioteca real.

    “Todo el mundo con el que hablamos dice: «¡Guau! ¿Hacen eso?» Es como un secreto atractivo, pero claro, no queremos mantenerlo en secreto”, dijo David Burleigh, director de marketing de OverDrive, una de las principales distribuidoras de las bibliotecas.

    La firma tiene acuerdos con editoriales como HarperCollins y Random House, y discográficas como Alligator Records.

    “A la gente le gusta la portabilidad”, aseguró Jim McCluskey, gestor asistente del desarrollo de colecciones de las bibliotecas Sno-Isle del estado de Washington, que pronto va a ofrecer descargas compatibles con el iPod.

    “Además muchas de nuestras bibliotecas están atiborradas”, destacó. “Este tipo de material no ocupa sitio y está disponible las 24 horas de los siete días de la semana, lo cual es muy atractivo para las bibliotecas”, dijo McCluskey.

    http://www.datasantafeonline.com/noticia.php?noticia_id=12634